Tu Oficina en Casa

¿Cuál es la mejor luz para trabajar con el ordenador en casa?

Hombre trabajando desde casa con luz natural

En los últimos años la popularidad del teletrabajo ha crecido considerablemente, desde el fin de la pandemia cada vez más trabajadores optan por pasar su jornada laboral en la oficina de su hogar. Pero para sacarle el mayor provecho posible, ésta ha de estar bien organizada; además de la importancia de elegir mesas y sillas ergonómicas, hay otros aspectos esenciales que has de tener en cuenta a la hora de planificar el espacio de trabajo de forma óptima, y uno de los más importantes es la luz.

Desde Ofiprecios hemos recopilado una serie de recomendaciones para optimizar y personalizar tu zona de oficina, resultando en una estancia cómoda y que te ayude a prevenir problemas de salud derivados de una iluminación incorrecta. ¡Sigue leyendo para descubrir más!

 

Mujer en su zona de teletrabajo con luz natural

 

¿Por qué es tan importante elegir bien la luz?

Trabajar con ordenadores conlleva pasar muchas horas mirando fijamente una pantalla iluminada que, en combinación con luz insuficiente o deslumbrante, puede resultar en cansancio, dolores de cabeza o, más a largo plazo, problemas de la vista. Todo esto se puede evitar o paliar con una iluminación adecuada de la oficina. 

Además, contar con buena luz puede ayudar a mejorar el ánimo y aumentar la productividad, ayudando a evitar distracciones y a aumentar la concentración durante la jornada. 

 

Cómo conseguir la mejor luz para tu entorno de teletrabajo

La mejor luz para iluminar tu oficina, cuando sea posible, es la luz natural. No solamente es más beneficiosa para la salud como fuente de vitamina D, sino que también ayuda a ahorrar consumo de electricidad y propicia un ambiente más productivo y agradable. Además, cuando se trabaja con ordenadores, la luz diurna que entra por las ventanas, si se planifica el espacio correctamente, resulta en una iluminación homogénea y un ambiente más calmado en tu oficina. 

Sin embargo, no siempre es posible iluminar una estancia enteramente con luz natural, ya sea por el horario de trabajo, la ubicación del edificio o la posición de las ventanas. Según la Directiva del Consejo del 29 de mayo de 1990 referente a las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas al trabajo con equipos que incluyen pantallas de visualización, la iluminación general y la de las lámparas de trabajo deberá garantizar luz suficiente y de contraste adecuado entre la pantalla y su entorno, teniendo en cuenta el carácter del trabajo y de las necesidades visuales del usuario. Si vamos al apartado sobre iluminación de la NTP 242, los colores de las distintas superficies y elementos que componen el espacio de trabajo también son esenciales a la hora de hacer la planificación lumínica de un espacio de trabajo. Por lo tanto, para conseguir un entorno óptimo no solamente se han de elegir las mejores luminarias, sino que hay que estudiar cómo los distintos tipos de luz se reflejan y afectan a cada parte de tu oficina.

 

Mujer trabajando desde casa con luz natural

 

Tipos de luz eléctrica que puedes utilizar en tu oficina

Como hemos mencionado antes, no siempre es posible aprovechar la luz natural, por lo que hay que elegir la mejor luz eléctrica para cada espacio. La más importante es la luz general, que provee a cada estancia una iluminación homogénea. En el caso de las oficinas o espacios de trabajo en casa, la luz general no ha de ser demasiado potente ni demasiado débil, ya que ha de tener el contraste mínimo con la luz de la pantalla del ordenador, pero sin generar sombras.

De forma secundaria, en todo estudio conviene tener una lámpara de escritorio para mejorar la luz general, ya que ésta no siempre es suficiente. Además, si parte de las tareas incluyen la toma de notas, una lámpara tipo flexo puede iluminar una zona más pequeña, sin deslumbrar ni dar reflejos en la pantalla.

 

Zona de teletrabajo iluminada con una lámpara de escritorio

 

¿Cómo colocar las lámparas respecto al ordenador? 

La distribución de las luminarias, lámparas de escritorio o ventanas respecto al ordenador puede no parecer un punto importante, pero si quieres evitar deslumbramientos o sombras durante la jornada de teletrabajo, lo mejor es seguir ciertas pautas:

  • No colocar una fuente lumínica a la espalda del trabajador para que no refleje en la pantalla.
  • Si hay ventanas, conviene contar con sistemas para regular la luz que entra por ellas.
  • No poner las lámparas de escritorio de forma que su haz coincida con la línea de visión para evitar deslumbramientos.